Estado: Online
Descarga: Teamspeak 3
Traduccion: Traduccion
Voces ESP: Voces ESP

IP:
ts3.exilio-uo.com:9988
Servidor: Online

Crónica del Exilio



Desembarco


-"Por aquí". Grito el Loro multicolor, volando y mostrando el camino a los asombrados exploradores, que mientras apartaban la vegetación y observaban el mágico valle que se desplegó delante de ellos, de inmediato supieron que allí se levantaría un gran y prospero reino.

Cantar popular de Lorimar del tomo Cuentos y Leyendas.



Según reza nuestro folclore popular, la isla que habitamos fue descubierta gracias al valor y el espíritu aventurero de nuestros sabios antepasados, que cruzaron sin miedo el inmenso Océano Oriental desde la antigua Felucca, para reclamar nuevas tierras y expandir nuestra gloriosa civilización. Claro esta que dicha búsqueda fue recompensada con lo que hoy conocemos como Lorimar, nombrada así por nuestros predecesores en honor a las aves llamadas Loros, las primeras criaturas de vivos colores que guiaron con palabras de alegría a los antiguos colonos hacia tierras ricas y fértiles donde asentarse y prosperar después del gran desembarco. Como casi toda historia popular, enmascara unos echos bastante trágicos con una gloria y valores del todo inverosímiles, pero que al fin y al cabo ayuda a enzarzar una historia mas bien pesimista y triste, bajo un aura de leyenda.

Nada mas lejos de la realidad, según los tratados conservados previos al gran desembarco, una gran tragedia devasto las antiguas tierras de Felucca. Una plaga de enfermedades, abominaciones de índole mágica y conflictos bélicos, asolo el antiguo continente. En este marco de penurias y penalidades surgió una guerra sin parangón conocido anteriormente, que desgarro completamente la tierra. Después de la cual, el bando perdedor, fue empujado al mar, negándosele asilo en ninguna costa.

Se cree que este pueblo desterrado fue el causante de los males que casi arrasaron el antiguo continente de Felucca provocando con ello que casi fueran exterminados, llevandolos a un exilio forzoso, aunque ninguna información sobrevivió para atestiguar cual fue el horrible pecado cometido por este pueblo para recibir tan desproporcionado castigo. Según los documentos de aquella época, de los que se conservan apenas unos pocos, la migración fue ardua y llena de penurias. Cientos de barcos zarparon en muchas direcciones, algunos dirigiéndose a las perdidas tierras salvajes y otros simplemente a la deriva. Pero en los registros acunados tras el Gran Desembarco obra un diario de a bordo conservado en no muy buenas condiciones, que narra como nuestros antepasados, que contaba con una flotilla de unos cientos de transportes, fueron sorprendidos por una gran tormenta en el Océano Oriental, al este de lo que se conociera como Moonglow, lo que les obligo a alejarse muchísimo de la costa y perder toda orientación plausible durante semanas, perdiéndose irremediablemente por culpa del inusitado vendaval y las nubes perpetuas que cubrían los cielos y evitaban cualquier intento de guía de los barcos.

Muchos transportes se perdieron, otros muchos sucumbieron al hambre y las enfermedades, de los cientos que se supone que partieron solo unas pocas decenas consiguieron sobrevivir hasta que por designios del azar lograron llegar a una tierra inhóspita que por aquel entonces era desconocida. La Isla fue nombrada Loriel'An Mar que en la antigua lengua significa Tierra del Exilio, conocida luego por el nombre de Lorimar, en parte por culpa de la degeneración del lenguaje y por las floridas historias que plagaron nuestros cuentos populares. Esta degeneración es del todo entendible, dado que la mayoría de los pocos eruditos, maestros e historiadores que sobrevivieron a la travesía, tenían que luchar en una nueva tierra plagada de peligros y penurias, no teniendo tiempo ni medios para perdurar ninguna tradición que no fuera la oral, dando pie al desconocimiento y oscuridad que rodea a la época previa al desembarco.

Así bajo penurias y por puro azar nuestros derrotados antepasados desembarcaron hace unos trescientos años en estas costas, conociéndose dicho evento como el Gran desembarco y usándose esta fecha para marcar el inicio de nuestro calendario. Para nada los forzosos colonos llegaron como grandes aventureros bajo un aura de gloria, sino que viéndose incapaces de encontrar el camino de vuelta o reparar sus destrozados barcos, optaron por desarmarlos y quedarse en una tierra del todo desconocida. Hay que reconocer que prosperando rápidamente, empujando y expulsando hacia el norte a los bárbaros nativos y bestias que poblaban esta tierra, fundando los primeros enclaves de la civilización, las primeras ciudades Darnagal y Hamelin, apenas unos poblados al principio crecieron dando lugar a que mas tarde las restantes ciudades Zanzibar, Sawyken y Ulster surgieran cuando nuestros antepasados se expandieron a los cuatro puntos cardinales conquistando terreno a la salvaje fauna que poblaba dichos territorios. También en estos tiempos se formo un asentamiento mas al sur, con gentes que rechazaban los convencionalismos y leyes de la antigua tierra, entre ellos criminales y fugitivos que pugnaban por vivir bajo este ambiente hostil en la mas pura anarquía y la violencia. Este asentamiento dio paso mas tarde a una ciudad conocida como Sorrow.

Gracias a los infortunios del azar hoy día Lorimar es una tierra prospera y llena de oportunidades, pero no debemos olvidar que aun somos unos recién llegados a estas tierras, que nos acechan peligros y misterios de los que ni siquiera somos aun conscientes y amenazan el futuro de nuestro nuevo hogar.

Esperemos no despertar a los males ocultos en esta gran isla que habitamos, o estar preparados si algún día llegara de la inmensidad del Océano el castigo que asolo a nuestros antepasados, esperemos pues que no nos recuerden en el antiguo continente y que nuestros pecados hayan sido enterrados en el olvido.

Extracto de "Crónica del Exilio", ed. IV